Riccardo Zandonai, compositor y director de orquesta

El compositor italiano Riccardo Zandonai nació en Rovereto en 1883. Comenzó los estudios en su ciudad natal, prosiguiéndolos en el Liceo Musicale de Pésaro, donde entre 1898 y 1901 fue alumno de Pietro Mascagni, hecho sobre el cual luego estimó que había una sobrevaloración.

En 1907 el libretista y compositor Arrigo Boito presentó a Zandonai al influyente empresario y editor Giulio Ricordi, quien junto a su hijo Tito alentó al compositor a dedicarse primordialmente al género operístico.

Después de abordar dos obras que no fueron publicadas -“La copa del re” (1906) y “L’uccellino d’oro” (1907)-, su primer gran paso en la lírica fue “Il grillo del focolare” (1908). Su éxito hizo que la Casa Ricordi viera en Zandonai al legítimo sucesor de Puccini, llegando a enviarlo a España para empaparse de la atmósfera de su siguiente ópera, “Conchita” (1911), cuyo personaje principal lo encarnó Tarquinia Tarquini, cantante que luego sería su esposa.

A “Melenis” (1912) siguió “Francesca da Rimini” (1914), el mayor éxito de Zandonai en su carrera operística y la obra gracias a la cual hoy su nombre ocupa un destacado lugar en la historia de la música. Luego surgirían “La via della finestra” (1919), “Giulietta e Romeo” (1922), “Il cavalieri di Ekebú” (1925), “Giuliano” (1928), “Una partita” (1933), “Una farsa amorosa” (1933) e “Il bacio”, inconclusa al momento de su muerte.

En 1924, cuando falleció Puccini, dejando “Turandot” sin terminar, Zandonai estuvo entre los compositores que Tito Ricordi consideró para completarla. Incluso el mismo Puccini, en sus últimos días lo habría recomendado, contando con el acuerdo de Arturo Toscanini, quien dirigiría el estreno. Pero Tonio, el hijo de Puccini, por razones aún no claras, vetó a Zandonai y surgió así Franco Alfano como el encargado de terminar la ópera.

En 1935 Riccardo Zandonai fue nombrado director del Conservatorio de Pésaro, en cuyo trabajo recuperó algunas óperas olvidadas de Rossini.

Falleció en Pésaro, Italia, en junio de 1944.

Deja tus comentarios

Deja una respuesta