El singular repertorio de Gioachino Rossini

La biografía del compositor italiano Gioachino Rossini está plagada de hechos únicos y curiosos, que comienzan con la fecha misma de su nacimiento en Pésaro, en año bisiesto, el 29 de febrero de 1792.

Vivió 76 años, dejando una extensa producción de 39 óperas, pero con una singularidad: la última de ellas, “Guillermo Tell”, fue compuesta por Rossini cuando tenía apenas 37 años.

Rossini compuso su última ópera -la número 39 de su repertorio- cuando tenía sólo 37 años.

Las curiosidades suman y siguen: mientras las 26 óperas de Verdi, las 12 de Puccini o las 14 de Wagner ocuparon a sus creadores por períodos de cuatro y hasta cinco décadas, las de Rossini, mucho más abundantes, surgieron en sólo dos décadas.

Su primera ópera, “Demetrio y Polibio” (1806), tuvo un estreno tardío, haciendo que “La cambiale di matrimonio” (1810) sea considerada el verdadero comienzo de su carrera. No obstante la óptima recepción que tuvieron posteriores óperas como “La escala de seda” (1812) o “El señor Bruscchino” (1813), los desbordantes éxitos logrados con “Tancredo” y “La italiana en Argel” (1813), de carácter serio y bufo, respectivamente, enfilaron a Rossini por el camino consagratorio definitivo.

Entre otras, surgieron muy pronto “El turco en Italia” (1814) e “Isabel, Reina de Inglaterra” (1815), antecediendo a “El barbero de Sevilla” (1816), su gran obra maestra.

En la cumbre de la fama, y sin detener el empuje de una vertiginosa creatividad, la pluma rossiniana entregó nuevas y magníficas óperas. “Otelo” (1816), “La cenicienta”, “La urraca ladrona” y “Armida” (1817), «Moisés en Egipto» (1818), “Ermione” (1819), “La donna del lago”, “Mahometo II” (1820) y “Semiramis” (1823) son las más importantes.

Radicado en París desde 1825, Rossini revivió allí sus anteriores éxitos y compuso “El viaje a Reims” (1825) para las celebraciones de la coronación del rey Carlos X. En idioma francés abordó cuatro nuevas óperas, que cerraron su producción: “El asedio de Corinto” (1826) (adaptación de “Maometto II”), “Moisés y el Faraón” (1827) (adaptación de “Moisés en Egipto”), “El Conde Ory” (1828) y “Guillermo Tell” (1829).

Rossini falleció en París, el 13 de noviembre de 1868.

Deja tus comentarios

Deja una respuesta